martes, 27 de septiembre de 2016

CRÓNICA CONCIERTOS / The Jayhawks

THE JAYHAWKS
Teatro Palacio Valdés (Avilés)
Lunes 26 de septiembre 2016

The Jayhawks cerraban su gira europea en un marco incomparable como el Teatro Palacio Valdés de Avilés. Como todos esperábamos, una velada maravillosa. 

___________________________

TEXTO y FOTOS: Jonathan Pérez del Río

___________________________


No se me ocurre un lugar más bonito en suelo astur que el Teatro Palacio Valdés para albergar un concierto como el de anoche. De acuerdo, no es el Royal Albert Hall, pero su encanto es incuestionable.

Son The Jayhawks una banda querida en todo el mundo, y allá donde van sino cuelgan el cartel de Sold Out poco les falta. Los de Minneapolis afrontaban anoche el último concierto en España, el último también de su gira europea, esa en la que se enrolaron para presentar su último trabajo, “Paging Mr.Proust” (“Hojeando a Mr.Proust”), un pequeño guiño al escritor/novelista francés Marcel Proust.


Salieron casi de puntillas a la palestra Marc Perlman, Karen Grotberg, Tim O´Reagan y Gary Louris (la formación estabilizada tras la fallida reunión con Mark Olson), bien acompañados en este tour por Jeff Chet Lyster (un gregario que también compartió kilómetros con Lucinda Williams y Eels) y la luz de los focos se fue apagando hasta dejar al público en una penumbra total.  

Contagiados por la atmósfera, era fácil hundirse en la butaca y, por unos momentos, olvidar cualquier tipo de distracciones y dedicarles toda la atención a los músicos que ya estaban interpretando algunos clásicos de la música country rock y americana.


Orfebres de la canción, son tantas las joyas en su repertorio que no es complicado entender la magnitud de su influencia en tantas bandas. The Jayhawks suenan tan bien que incluso se les tiene que perdonar ese comportamiento tan insulso sobre el escenario. Sin sangre pero respaldados por unas canciones que suenan a gloria: “Blue”, “Quite Corners & Empty Spaces”, “Save It For A Rainy Day”, “Tailspin”…. Suenan tan bien, y nos hacen sentir tan a gusto, que el respetable puede fantasear con escenas, confortables todas ellas, como la paz absoluta que sentimos a la sombra del porche en nuestro rancho, conducir un Cadillac descapotable por interminables carreteras americanas, o reposar nuestro cuerpo en verdes praderas sin más preocupación que mirar pasar las nubes. Genuinos clichés perfectamente adornados por la música de los Jayhawks como Banda Sonora.

Y en ese estado de ensoñación transcurre el show, y sin darnos cuenta llegamos a los bises, momento en el que sale Gary Louris con su acústica al escenario, interpretando de forma brillante las preciosas “Settle Down Like Rain” y “Angelyne”, sacando pecho sin necesidad de alardes, marcando el territorio, demostrando que la banda tiene un líder y que ese líder está en plena forma.


El resto de músicos se une para la recta final, más animados con la alegre “I´m Gonna Make You Love Me”, para cerrar con acierto con la versión del “Bad Time” de unos grandes como Grand Funk Railroad, espoleados por un público en pie.

Así se cerraba su travesía europea, pues Octubre les espera con un montón de conciertos en su país. Un no parar para una formación que se ha cansado de descansos prolongados y que ha cogido carrerilla. Gasolina, aunque no lo exterioricen, les queda para rato. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario