viernes, 11 de septiembre de 2015

CRÓNICA CONCIERTOS / Unirock 2015

UNIROCK 2015
NOTHINK + SEX MUSEUM
ELDORADO + IN MUTE
Puerto de Vega (ASTURIAS)
5 de septiembre de 2015

TEXTO y FOTOS: Jonathan Pérez del Río

Puerto de Vega celebra un día entero de música en directo gracias al Unirock, que este año afrontaba su segunda edición (tras su refundación claro está) con un cartel muy apetecible. 

Es Puerto de Vega una localidad pequeña pero con mucha tradición musical, y no sólo por la cantidad de músicos y bandas que de allí han salido. En Puerto de Vega la gente se vuelca por norma con cada evento, algo que es motivo de envidia (sana) de otras comarcas. Es por ello que en un lugar así se puede acometer la valiente empresa de organizar un día entero con música: sesión vermú con la Orquesta Matiné, tributo al rock nacional e internacional durante la tarde, y el festival en sí por la noche.

La Asociación del Unirock cuenta con unos 330 socios y un buen puñado de grupos asociados, por lo que podemos hablar de algo más que de un festival propiamente dicho. Ese sentimiento y pasión común por la música se plasman especialmente en el tributo que se celebra durante la tarde por las calles del pueblo. Músicos y amigos de diversas bandas que se unen para rendir homenaje a los grandes artistas a los que admiran. Cómo novedad (importante) con respecto a la primera edición, el repertorio no sólo se ceñiría al ámbito nacional. Circunstancia que amplia muchísimo el abanico de posibilidades, resultando muchísimo más atractivo para cualquier asistente. Así se suceden un batiburrillo de tema clásicos que van desde Led Zeppelin hasta The Cramberries pasando por Faith No More o Foo Fighters.


Cómo el año pasado, la única nota negativa fueron los retrasos, y Nothink (encargados de abrir la velada) comenzaron su concierto con más de media hora de retraso. Los madrileños han protagonizado este pasado año ese regreso que muchos seguidores demandábamos, y un servidor esperaba su concierto con especiales ganas. Decidieron abrir cómo su exitoso "Spotlights", con "Red Carpet" a modo de intro y "Welcome To Hill Valley" cómo primera arma de destrucción masiva. Arma que no fue tal pues la banda no sonaba ni la mitad de abrasiva que acostumbra. A más bajas revoluciones y sin tanta pegada, ni “Kill!!! Kill!!! Genocide” levantó el ánimo de los allí presentes. Además, parecía que Juan Blas no estaba cómodo, y su vozarrón daba síntomas de estar tocado. En la sección rítmica, Alex Ferrero al bajo y Miguel Peñas a la batería, hicieron esfuerzos encomiables por mantener el pulso, algo que consiguieron, pues el trío se fue calentando, encontrándose a sí mismos en mitad de la fría noche. Retomaron el vuelo a tiempo y el concierto fue claramente de menos a más, enseñando su verdadero potencial en la recta final del show, donde su último largo “Hidden State” cobraba protagonismo. “Era”“In A Row”“Coleman Fields”“Innerzia” “We Live On” pusieron el broche a una actuación que no les hizo justicia. Desde luego, Nothink tuvieron mejores noches desde un escenario.


Sex Museum llevan 30 años en esto de la música y su regularidad y profesionalidad son algo que están fuera de toda duda. Siempre fueron infalibles sobre las tablas y los que no les conocían pudieron comprobarlo en sus propias carnes. Era mi sexto encuentro con estos referentes del rock nacional, y en cada uno de ellos pongo el nivel de exigencia un escalón por encima. Y sin el factor sorpresa a su favor, siempre consiguen sorprenderme. Desde el comienzo con “I´m Falling Down” hasta el cierre con “Danger! High Voltage” no levantaron ni un solo momento el pie del acelerador, y durante algo más de una hora de concierto, se suceden sin descanso pepinazos de puro rock and roll garaje cómo “Two Sisters”“Circles In The Salt”“Wassa Massa” “Flying High”, y brillantes medley cómo el que mezcla el “Smoke On The Water” de Deep Purple con el “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party)” de los Beastie Boys), permitiéndose el lujo de prescindir de artefactos sonoros infalibles cómo “I Enjoy The Forbidden” o mi favorita “I´ve Lost My Faith (In You)”. Su reputación les precede. Grandes por derecho propio.


Complicada papeleta la que tenían ElDorado, que tras la exhibición de Sex Museum y la desbandada de gente, afrontaban un concierto cuanto menos incómodo. Pero si algo tienen los madrileños es una personalidad arrolladora, y una confianza ciega en sus posibilidades. Prueba de ello es que decidieran abrir con “Karma Generator”, canción de 11 minutos encargada de dar título a su último disco y que nació fruto de una improvisación en el estudio. Y es que ElDorado es una de las pocas bandas que realmente se atreven a improvisar en directo, algo que se notó especialmente cuando Andrés Duende tuvo que cambiar de guitarra en medio del show. El concierto también sirvió para corroborar que Jesús Trujillo es una de las mejores voces de la escena rock nacional, acometiendo con fiereza piezas tan exigentes cómo “Reactor”, donde se lució con una suficiencia impresionante. También hicieron gala de su buen gusto con las versiones, llevando a su terreno el “Somebody To Love” de Jefferson Airplane y el “Helter Skertel” de los Beatles. ElDorado dieron un conciertazo a la altura de su nivel, el de una de las mejores bandas de hardrock del país. Una pena que no fuese ni el momento (por la hora) ni el lugar (por el ambiente un poco apagado que había) adecuados para ellos.


Bien entrada la madrugada era el turno para el grupo encargado poner el broche al festival: In Mute. Los valencianos arrasaron en la batalla de bandas del Wacken, y venían para demostrar el porqué de su éxito. Steffi acapara todas las miradas por su poderosa puesta en escena y por su chorro de voz infernal, liderando una banda que suena vigorosa, con mucha fuerza y músculo, tirando de abrasivo death con Arch Enemy como influencia descarada. Sin ser un estilo que me entusiasme precisamente, me hubiera gustado verles en sala, con el calor del público ejerciendo de caldera. 

El cuerpo no daba para más, pues la jornada había sido intensa. Es lo que tiene el Unirock, que exige el máximo para tus oídos con un día entero de música. Bendito problema. El año que viene más, y seguro que mejor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario