sábado, 2 de agosto de 2014

LITERATURA / Jack London

JACK LONDON
El Mexicano















Al californiano Jack London le pasó factura su agitado modo de vida, y se fue quizás antes de tiempo, a los 40 años de edad. Sin embargo, tuvo tiempo para escribir más de 50 libros, entre los que destaca este fabuloso "El Mexicano", que cuenta la historia del joven revolucionario Felipe Rivera  que se pone al servicio del levantamiento contra el general Porfirio Díaz en el México de 1910, haciendo todo lo que haga falta para que la Revolución siga adelante, incluso boxeando contra un futuro campeón en un combate épico narrado con maestría. 

A primera vista, el muchacho no les impresionó favorablemente. No era más que un muchacho, no tenía más de dieciocho años y no era demasiado alto para su edad. Anunció que se llamaba Felipe Rivera y que quería trabajar por la Revolución. (...) No había sonrisa en sus labios, ni afabilidad en su mirada. (...) Allí había algo amenazante, terrible, inescrutables. Había algo venenoso y serpentino en los negros ojos del muchacho. Ardían como fuego frío, como con una vasta y concentrada amargura. Como relámpagos, los ojos pasaron de los conspiradores a la máquina de escribir que la señorita Sethby estaba manejando con diligencia. Sus ojos descansaron sobre ella tan solo un momento (ella había levantado la mirada por azar), y también ella sintió aquella cosa innombrable que le hizo detenerse.  

......

Rivera pasó casi inadvertido al subir al cuadrilátero. Solo una leve y dispersa ovación compuesta de tibios aplausos lo saludó. El público no creía en él. Era el cordero que llevaban al matadero en manos del gran Danny. (...) Su cuerpo parecía más delgado debido a su piel morena. Tenía músculos, pero no se desplegaban como los de su contrincante. Lo que el público no dio en mirar fue el ancho torso. Tampoco pudo adivinar la dureza de la fibra de la carne, la instantaneidad de la explosión celular de los músculos, la fineza de los nervios que transformaba cualquier parte de su cuerpo en un espléndido mecanismo de combate. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario