jueves, 12 de marzo de 2015

CRÓNICA CONCIERTOS / Eli Paperboy Reed

ELI PAPERBOY REED 
Sala Acapulco (Gijón)
Sábado 7 de marzo 2015

Eli “Paperboy” Reed, en formato trío, visitaba (tras 5 años de ausencia) Gijón para celebrar el décimo aniversario de su debut. Aromas de R&B y Soul inundaron la Sala Acapulco.  

TEXTO y FOTOS: Jonathan Pérez del Río


Hace 10 años, este chico de Boston se metió en un estudio de Massachussetts con la intención de grabar un disco como esos que tanto le fascinaban en su juventud. Se gestó así “Walkin´and Talking (For My Baby) and Other Smash Hits” lanzándose en una tirada muy limitada que se agotó fácilmente en las actuaciones locales.

10 años después, ya convertido en estrella gracias, en parte, a impulsar ese revival del Soul de blanquitos (también denominado “Soul de Ojos Azules”), Eli Paperboy Reed, 3 discos y muchos conciertos después, vuelve a sus inicios, para recuperar la grabación y llevarla en formato de directo.

Una forma maravillosa de cerrar un vínculo con su pasado. Y para ello se ha reunido con sus dos viejos secuaces: el batería Eli Keszler y el bajista (contrabajo en este caso) Jake LeckieY con estas se presentaron en Gijón ante una audiencia madurita que parecía más preocupada de lucir sus modelitos e inmortalizar el momento en las redes sociales que de escuchar lo que venía de las tarimas. Sonidos y vestimentas retro. Entrar en la Acapulco era como bajarse de la máquina del tiempo y retroceder 4 o 5 décadas atrás.


Eli, que lleva la voz cantante, intenta (cuando el murmullo constante del personal lo permite, contaminación acústica en este tipo de eventos) contar la historia de sus inicios, cuando tocaban blues en la calle o en cualquier garito para pagar las rentas. Visiblemente enfadado con la falta de respeto del público, Eli optó por tirar para adelante, subir el volumen, e interpretar los cortes que le vieron crecer. Se sucedían así piezas de blues de Chicago (“I Just Got To Know”) o de blues más pantanoso (“Cool Drink Of Water Blues”), R&B más juguetón (“Walkin And Talkin”, encargada de dar título al disco, y de cerrar antes de los bises), de baladas de blues (“Woman, Woman Blues”) o de Soul (“Tips Of My Fingers”, “You Gonna Make Me Cry”). Mención especial para esta última que dejó uno de esos momentos para recordar, cuando Eli, con el cabreo acumulado por el comportamiento del público, y peleándose con ese micro que no quería sonar, tiró todo al suelo y se enfrentó al público a capela, haciendo callar a todos poco a poco, hasta conseguir un silencio sepulcral donde poder lucir su chorro de voz, consiguiendo una atmósfera íntima difícil de olvidar.


En los bises entraron versiones de imprescindibles como un Jerry Lee Lewis a bajas revoluciones (“Who Will The Next Fool Be”) o el R&R de Elmore James (“Shake Your Moneymaker”).

Los músicos se despiden entre una sonora y merecida ovación, tras dos horas en las que se sudó rock and roll de gusto excelso. Eli Paperboy Reed demostró que pueden existir versiones modestas de Elvis Presley, aunque sea en pleno Siglo XXI, y aunque sea para audiencias mucho más pequeñas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario