lunes, 15 de febrero de 2016

CRÓNICA CONCIERTOS / Atlas Road Crew

ATLAS ROAD CREW
AMC Bocanegra (Valles, Piloña)
Sábado 13 de febrero 2016

Atlas Road Crew convirtieron mi primera visita al AMC BOCANEGRA en una noche sencillamente inolvidable. 

TEXTO y FOTOS: Jonathan Pérez del Río


No hay nada comparable a la emoción de las primeras veces. Fractales, materia. Fantasía y realidad se entrelazan y desembocan en una nueva historia para nuestro recuerdo personal.

Mi primera visita al Bocanegra me recordó a mi primera visita a El Paso de Cudillero. Dos lugares tan distintos y a la vez tan iguales, donde la pasión por la música crea atmósferas tan especiales que solo se pueden entender si las vives in situ.

                             
El caso es que no sabía muy bien que iba a encontrarme. Y eso que en mi cabeza volaban las posibilidades. Desde que coges el desvío al Valles y dejas atrás Infiesto comienza la aventura. Serpenteas durante 6 interminables km por una inhóspita carretera que parece ir a ningún lado. Una vez allí, solo hay un sitio a donde ir. Allí está TODO el mundo, como si se tratase de la fiesta del pueblo, pero en lugar de la típica orquesta que ameniza la verbena, sobre el escenario están ATLAS ROAD CREW, unos chavaletes imberbes de Carolina del Sur que le dan al Rock And Roll con un gusto exquisito.


El pasado año lanzaron su primer largo, “Halfway To Hopkins”, cosechando todo tipo de elogios y parabienes, lo que les ha llevado a tocar en más de 200 ciudades en el 2015. Es algo que se ve, los chavales están curtidos en la carretera. Van en serio, con el entusiasmo que les da su insultante juventud, pero con el respaldo de un buen puñado de canciones redondas que funcionan por sí solas: “Voices”, “Low Country Blues”, “Morning Eyes”, “Lose Control” o mi favorita del disco, “Abilene”, una golosina con preciosas melodías que se me incrustó en la cabeza a la primera escucha.


Decir que ARC están influenciados por el rock clásico es una obviedad, de ahí esos  guiños obligados a los Allman Brothers, a la Creedence Clearwater Revival, a los Black Crowes, a Lynyrd Skynyrd, o a los Rolling Stones (y no solo por esa fantástica cover que se marcaron del “You Can´t Always Get What You Want”, con el vocalista Taylor Nicholson bajando de las tablas para incitar al público a acompañarle con los coros). Prueba de su buen gusto fue arremeter el “Call Me The Breeze” original de J.J.Cale o juguetear un poco antes de los bises con una parte del “Gypsy Queen” de Santana.


Lo bueno de ARC es que, lejos de anclarse en el pasado, llevan sus influencias a un sonido propio, donde también tienen cabida bandas de su tiempo como Matchbox Twenty, Black Stone Cherry, The Delta Saints (con quienes se fueron de gira) o Kings Of Leon (“Black Eye Sunrise” parece sacada del repertorio de los hermanos Following). Y esa es precisamente la llave que les puede abrir las puertas del éxito en los próximos años. Por si acaso, conviene que no te olvides de su nombre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario