viernes, 3 de abril de 2015

CRÓNICA CONCIERTOS / Radio Moscow

RADIO MOSCOW
Sala Acapulco (Gijón)
Miércoles 1 de abril 2015

El trío de Ohio volvió al Principado de Asturias un lustro después para presentar su flamante nuevo trabajo, “Magical Dirt”. Se les esperaba con los brazos abiertos y con sed de rock and roll.

TEXTO y FOTOS: Jonathan Pérez del Río


Durante el último año, grandes power-trio se han dejado caer por la Sala Acapulco de Gijón: Virgil & The Accelerators, Kadavar o The Brew son algunos ejemplos. Y ahora, desde Ohio, Radio Moscow. Sería absurdo entrar en comparaciones, pues cada formación se mueve en terrenos diferentes, pero sí se debería matizar que el listón estaba bastante alto (especialmente tras las inolvidables exhibiciones de Kadavar y de The Brew), y aunque cada concierto hay que juzgarlo por su conjunto en sí, es inevitable recordar los anteriores, y más sabiendo que todos se han celebrado en la misma sala y en poco espacio de tiempo. Estos dos últimos se me hicieron rabiosamente cortos, pero el de anoche, al igual que me ocurrió con el de Virgil & The Accelerators, acabó pareciéndome empalagoso. Y por algunos comentarios que pude escuchar entre el público, sé que no fui el único.


Parker Griggs (considerado uno de los grandes guitarristas de la actualidad a pesar de moverse en terrenos más alternativos) Anthony Meier y Paul Marrone son un rodillo, y los amplis Orange escupen un sonido arrollador, lo que no impide que este ahí esa terrible sensación de que, tras media hora de concierto, lo que sigue va a ser más de lo mismo. Virtuosísimo y excelencia en la ejecución, pero poco margen para la sorpresa.


Y eso que en los primeros compases la cosa promete. La base rítmica formada por Ellsworth y Marrone suena impresionante. Potente y empastada, es un soporte sólido para el constante lucimiento de Parker a las 6 cuerdas, experimentando constantemente con las pedaleras, mostrando su abanico de filigranas, y sacando los wah-wah a relucir. Por eso son inexcusables los guiños a la Jimi Hendrix Experience, aunque haya partes en las que a uno se le vengan a la cabeza Wolfmother, Black Sabbath o ZZ Top.

Blues rock grasiento, sucio, aderezado de pinceladas de psicodelia hipnótica. Por momentos, el trío coge tal velocidad, que parecen un tren apunto de descarrilar. Y sucede que, como en esas películas de acción y palomitas, cuando parece que todo lleva a la tragedia, en el último segundo, al borde del abismo, algo hace que la cosa vuelva a su cauce. Radio Moscow se enfrascan en frenéticas jam pisando siempre a fondo el acelerador, aunque saben salir airosos de todas ellas.


Radio Moscow ofrecen 90 minutos de sudoroso directo, de exigente escucha pero totalmente convincente para el que sabe lo que se va a encontrar.

Una curiosidad para rematar. Tras el bolo, Parker, Billy y Paul acabaron haciendo improvisaciones en otra sala de conciertos cercana, lo que da a entender la pasión y la autenticidad de estos chicos, quienes seguirán reuniendo fieles allá donde vayan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario