domingo, 2 de noviembre de 2014

LITERATURA / Edith Wharton

EDITH WHARTON
La Carta


Edith Wharton creció rodeada de la clase alta de Nueva York, y nunca le falto de nada, aunque en su estilo siempre se mostró muy crítica con la sociedad. Su destreza literaria y su peculiar uso de la ironía le valieron numerosos premios (entre ellos un Pulitzer en 1921). Con "La Carta" Wharton constata su fascinación por la historia de Italia en un relato maravilloso. 

Conocía lo suficiente a los italianos para comprender cómo el silencio de un muchacho debió de agravar el dolor de la condesa. Precioso como sería el mensaje de un hijo moribundo para cualquier madre, tales señales de ternura tienen para los italianos una significación peculiar. La raza latina es retórica por naturaleza; posee el don de la elocuencia en el lecho de muerte, la intuición de decir lo efectivo en los momentos cruciales. Lar cartas que los patriotas italianos envían a casa desde sus prisiones o desde el cadalso no son las balbuceantes despedidas que la angustia habría arrancado a una raza menos expresiva: son verdaderas "obras literarias", que se salvan de la afectación por el hecho de que la fluidez y la sonoridad son parte de la herencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario